fbpx

4 mitos sobre pantallas LED para publicidad que debes olvidar

Pantallas LED | 0 Comentarios |

Dentro del sector de las pantallas LED para publicidad existen una serie de mitos que muchas veces terminan influenciando la decisión de las empresas. Entre más extraña sea la empresa con respecto a este sector, más fácil será caer víctima de algún mito. 

Debido a ello, empresarios en sanidad, estética, retail y hostelería, por dar algunos ejemplos, muchas veces se debaten en si instalar una pantalla de este tipo es una buena idea o no. Se dejan convencer por el mito y toman una decisión antes de hablar con nosotros, el proveedor.

En las siguientes líneas, hablaremos de 4 mitos que nuestros amigos de Digital Signage Today comentan en su artículo.

“Debes Esperar que la Tecnología Haya Madurado Más”

Cuando llega al mercado un producto basado en tecnologías innovadoras, lo más inteligente suele ser esperar. Cuando algo es novedoso, es costoso. Este fenómeno no se debe en todos los casos a la demanda del producto, ya que puede que sea mínima, sino al costo de producir dicha tecnología.

Con el tiempo, la tecnología en cuestión continúa su desarrollo natural y, con él, un importante abaratamiento de los costes. 

Hace una década, invertir en una pantalla de este tipo para hacer publicidad era muy arriesgado. Con unos costos altísimos, solo las empresas más grandes podían atreverse. Realmente era un negocio monopolizado por las grandes organizaciones dedicadas a vender espacio publicitario a terceros. Estas empresas conocían el producto y tenían capital para invertir. Además, la tecnología era bastante básica y se pagaba mucho a cambio de poco.

En el 2020, la situación es completamente diferente. El producto no solo ha alcanzado la madurez tecnológica, ofreciendo fantásticas prestaciones a los usuarios, sino que también se ha abaratado a niveles importantes. Y como se menciona en el artículo de DST, es cierto que ha llegado el 4K pero es completamente innecesario en el contexto de las pantallas publicitarias.

“Puedes Ahorrar si Instalas una Tele de Toda la Vida”

En el blog de Megalux hemos hablado de cómo intentar substituir una pantalla publicitaria con un televisor ordinario es una mala idea. Las razones abundan pero hoy seremos breves.

Las teles tradicionales, como las que tenemos en casa, no pueden ofrecer los niveles de brillo necesarios para poder garantizar una correcta visualización en condiciones lumínicas adversas

¿Qué quiere decir ésto? Que si hace un día soleado, será imposible ver lo que se reproduce en la pantalla.

Por otro lado, las pantallas publicitarias están hechas para dar pelea y funcionar durante incontables horas sin parar y soportar condiciones difíciles, como las altas temperaturas y el agua (pensar en las pantallas instaladas en exterior y que son sometidas a la lluvia).

“Las Pantallas Publicitarias son muy Caras”

Volvemos al punto de la tecnología y su madurez: decir que este producto es muy caro es parte del pasado. Una pantalla LED publicitaria es barata, especialmente si ya sabemos qué es lo que necesitamos para nuestro proyecto y tratamos con el proveedor adecuado. 

Eso sí, siempre será una terrible idea elegir el producto solo por su precio, cosa que hemos comentado muchas veces en nuestro blog. Elegir la pantalla LED más barata probablemente nos brinde resultados catastróficos a nivel de calidad y durabilidad.

“La Instalación y Gestión de la Pantalla y sus Contenidos es muy Difícil y Complicada”

Probablemente éste sea el mito más errado en nuestro artículo. Vamos a lo primero: la instalación. Un proveedor serio siempre va a ofrecer la pantalla publicitaria instalada según las necesidades del cliente. Punto. En Megalux ofrecemos, siempre y en cada una de las ocasiones, la instalación del producto. 

Si el proveedor dice que puedes instalar la pantalla tú mismo, básicamente porque “es muy fácil”, huye. Esta clase de proveedores sí existen y causan serios problemas a los clientes que, confiados y buscando el precio más bajo, acceden a la posibilidad de instalar ellos mismos la pantalla.

Y la respuesta es NO. Una pantalla LED publicitaria como las que ofrecemos en Megalux es un producto con cierta complejidad técnica que requiere la intervención de un profesional para colocarla en su sitio y dejarla funcionando de forma óptima y satisfactoria. Este tema lo hemos comentado múltiples veces en nuestro blog porque resulta ser un reto recurrente.

Ahora, ¿qué pasa con la gestión? Este tema es más relativo y dependerá de con qué proveedor trabajes. En el caso de Megalux, hemos desarrollado in-house un software de gestión de contenidos a la medida de nuestros productos. Cuando lo desarrollamos, tuvimos en consideración a los clientes, los cuales muchas veces no poseen conocimientos técnicos. Por ello, el gestor de contenidos es súper sencillo y fácil de utilizar.

No te Dejes Engañar

Es natural sentir confusión cuando se trata de productos técnicos. Una pantalla LED publicitaria, debido a su precio y a la tecnología que tiene detrás, puede causar más de una duda entre los empresarios interesados.

Por esta misma razón, es muy importante informarse y tener las ideas más claras. Si vamos más allá de estos mitos mal fundados, podemos dar pasos hacia todo el beneficio que tiene para ofrecer una pantalla publicitaria.

En Megalux te ofrecemos todo lo que necesitas, desde la mejor relación calidad-precio y financiación hasta instalación y soporte técnico incondicional. Obtén presupuesto hoy mismo.

Al hacer click en "enviar" acepto la política de privacidad

Noticias relacionadas

Las pantallas LED publicitarias como necesidad de los clientes finales

Las pantallas LED publicitarias como necesidad de los clientes finales

¿Cómo promocionar efectivamente tu agencia inmobiliaria?

¿Cómo promocionar efectivamente tu agencia inmobiliaria?

Eligiendo a tu proveedor de pantallas LED Servicio técnico postventa gratis

Eligiendo a tu proveedor de pantallas LED: Servicio técnico postventa gratis

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades

Al hacer click en “enviar” acepto la política de privacidad.